#SemáforoEconómico: El México que recibe el nuevo gobierno

La nueva administración, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, se enfrentará a un panorama económico con diversos retos como la generación de empleos, la inversión, la disparidad regional y la pobreza laboral.

Este nuevo gobierno recibe un país que ha crecido a un ritmo de 2.5% promedio anual en los últimos seis años, una productividad laboral que ha crecido a una tasa promedio anual de 0.6% en el mismo periodo y con un nivel de inversión pública que representa 3% del PIB.

El gobierno de Enrique Peña Nieto tuvo resultados mixtos en los diversos indicadores económicos a los que México, ¿cómo vamos? (MCV) da seguimiento. Por ejemplo, el crecimiento económico observado durante la administración pasada, de 2.5% promedio anual, no alcanza la meta establecida de 4.5%.

“Este crecimiento se vio impulsado por el desempeño del sector terciario, que comprende las actividades encaminadas a servicios; el sector tuvo un crecimiento promedio anual de 3.2% durante la administración. Sin embargo, el crecimiento de las actividades secundarias fue obstruido por el desempeño del sector minero; entre el 1º trimestre de 2013 y el 3º de 2018, el crecimiento promedio anual de la minería fue -4.0%”, destaca México, ¿cómo vamos?

En la administración de Peña Nieto fue positiva la generación de empleos. Hasta octubre de 2018, se habían generado 4 millones 61 mil 243 empleos formales y representa la mayor cantidad de empleos formales generados en una administración en los últimos 25 años.

En materia de inversión, sin embargo, los resultados no son positivos. Entre el segundo trimestre de 2012, antes de que iniciara la administración, y el segundo trimestre de 2018, la inversión total en México pasó de representar 22.9% a 22.3% del PIB nacional. A pesar de que la inversión privada aumentó en 0.8 puntos porcentuales durante el periodo, de 18.5% a 19.3%, la inversión pública cayó significativamente. De representar 4.3% del PIB nacional en 2012, en el segundo trimestre de 2018 era equivalente a 3.0% del PIB.

Mientras que en seis años la productividad laboral durante el gobierno de Peña Nieto tuvo un crecimiento promedio de 0.6%, colocándose lejos de la meta establecida de 4.8%. La productividad en las actividades secundarias, las cuales incluyen a las industrias y la construcción, decreció a una tasa promedio de 2.6% durante los años del gobierno pasado.

Tanto las actividades enfocadas a la agricultura y ganadería como las realizadas en el sector servicios tuvieron mejoras en sus niveles de productividad.

La nueva administración enfrentará también un reto en materia de pobreza laboral. A pesar de que la proporción de personas viviendo en situación de pobreza laboral en el país cayó de 40.5% en el tercer trimestre de 2012 a 39.3% en el mismo trimestre de 2018, la proporción es superior a la meta de 20.5% establecida por MCV.

Al tercer trimestre de 2018, 49 millones 65 mil 511 mexicanos no pueden adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar.

“Además de los retos evidentes en los indicadores nacionales, el nuevo gobierno deberá enfrentar el reto de la disparidad regional en México, un problema evidenciado por la diferencia en los niveles de crecimiento económico, la generación de empleo formal y los niveles de pobreza en estados como Nuevo León, Baja California Sur y Jalisco, que constantemente presentan resultados positivos, y estados como Chiapas, Guerrero y Oaxaca, que presentan rezagos en diversos indicadores”, destaca México, ¿cómo vamos?

Origen

Ir a la fuente
Author: Redacción Animal Político