En honor al Maestro

¿Un día para reflexionar? ¿Un día para orar? ¿Un día para pasear junto a la familia? Independientemente de cuál es su decisión sobre este día, lo cierto es que los cristianos conmemoran hoy la muerte de Jesús Cristo, un hombre que dos mil años después de su ida, sigue causando pasiones, reflexiones y entusiasmo. ¿Ha logrado la humanidad cambiar en estos dos mil años? Indudablemente sí. Y hoy, más que nunca, cuando el mundo atraviesa una metamorfosis, donde la revolución tecnológica nos revela y pone a nuestro alcance herramientas de uso común que antes eran impensables… ¿Qué seremos en diez años? Nadie lo sabe. Y es que al paso que vamos, ya los cambios abismales no se ven a largo plazo. Aparece un aparato nuevo y a los meses otro muchísimo más avanzado está de reemplazo. Pero fuera del contexto tecnológico, la medicina ha avanzado a tal extremo que ya hay quienes vaticinan la cura de todas las enfermedades. El cultivo de partes de humanas está en experimento y la reparación a través de la nanotecnología se empieza a utilizar. Hace más de dos mil años que Jesús murió en la cruz. Dijo que era parte de un plan para salvar al hombre. Hoy, ese hombre, ese ser humano, explora el universo buscando otros planetas con vida inteligente, pero no los ha descubierto. ¿Somos únicos y por eso Jesús debía morir para salvarnos? Son misterios de la vida y hoy, por ese sacrificio de aquel ser único, no importa si usted profesa o no sus creencias, por lo menos disfrute o reflexione este día en honor al Maestro.

Ir a la fuente
Author: