En Córdoba, Bullrich puso en igualdad de condiciones a Juez y a De Loredo

“Esta es la tercera vuelta que hago al país”, repite Patricia Bullrich para acentuar su objetivo de intentar liderar la propuesta opositora de Juntos por el Cambio para los comicios presidenciales de este año.

La presidenta del PRO tiene una disputa directa con Horacio Rodríguez Larreta por la postulación entre los “amarillos”. Esa competencia interna, además, está atravesada por la posibilidad de que el expresidente Mauricio Macri termine intentando una nueva chance presidencial. “Mauricio no ha dicho que quiere ser, así que no podemos subirlo adonde él no se subió”, respondió ante La Voz consultada sobre el escenario que podría configurarse para las Paso entre los opositores.

Bullrich tuvo en Córdoba una apretada agenda que incluyó reuniones políticas, con empresarios y recorridas por las ciudades de Alta Gracia y de Villa Carlos Paz.

En esas acciones, la exministra de Seguridad de Cambiemos procuró no hacer diferencias entre su posicionamiento respecto de las precandidaturas a gobernador de Luis Juez y de Rodrigo de Loredo, que este martes volvieron a mostrarse juntos en público tras las vacaciones.

“Los dos son buenos dirigentes. No tengo preferencias. Ellos y el resto de la dirigencia de Juntos por el Cambio tienen que encontrar la manera de ponerse de acuerdo por las candidaturas”, planteó Bullrich sobre el tablero provincial, sin dejar de advertir que, de lo contrario, deberán someterse a una interna abierta. “Eso es lo que acordamos los presidentes de los partidos y debe cumplirse”, aseguró a este diario.

En los hechos, el equilibrio que mostró Bullrich en sus gestos para con Juez y para con De Loredo evidencia un reajuste de la posición de la titular del PRO, quien originalmente se mostraba más cercana al líder del Frente Cívico.

Con el cuidado de no romper puentes, en el entorno de Bullrich reconocen que esta nueva posición equidistante es fruto del accionar de Juez, quien a finales del año pasado se mostró más alineado detrás de la precandidatura de Rodríguez Larreta.

Entre otros de los gestos destacados de la vista de Bullrich estuvo el espacio que le dedicó en la agenda a una reunión con la economista liberal Diana Mondino. Vinculada a las ideas económicas de Javier Milei, Mondino sonó en algún momento como una posible candidata de espacio libertario en Córdoba, algo que fue perdiendo fuerza con el correr de los meses.

Además de Juez y De Loredo, Mario Negri, Leonor Martínez Villada, Marcos Carasso, Laura Rodríguez Machado y Carmen Alvarez Rivero acompañaron a la precandidata. También el intendente de Jesús María, Luis Picat.

La contienda provincial

“Cuando un gobierno está muchos años en el poder termina deformando las instituciones, se enamora del poder, generando más de lo mismo. A Córdoba le viene muy bien un recambio. Juntos por el Cambio es ese recambio”, aseguró Bullrich sobre la escena provincial y su compromiso de apoyar los candidatos de la oposición.

“Yo tengo la convicción de que es necesario ganar Córdoba”, reafirmó en línea con lo que habían planteado semanas atrás Rodríguez Larreta en su paso por la provincia.

Bullrich tenía previsto asistir anoche a la segunda jornada del Cosquín Cuarteto, pero los asesores de la precandidata optaron por bajar esa acción por considerar que se asemeja con la estrategia del alcalde porteño. “No vamos a hacer nada que se parezca a lo que hace Horacio, más bien todo lo contrario. Esa es la estrategia”, dijeron este martes desde el entorno de Bullrich.

En ese registro de diferenciarse del jefe gobierno de Caba, Bullrich habló de la desventaja que representa disputar una interna con un dirigente a cargo de una administración, como es el caso de Rodríguez Larreta.

“No podemos usar cargos ni los impuestos de los vecinos para hacer política porque si lo hacemos somos igual a lo que criticamos”, planteó al respecto.

La presidenta de los “amarillos” apuntó contra la administración nacional. “Está bueno que se saquen las caretas y que le demuestren a la sociedad que no han sido un gobierno, han sido un rejunte. Destruyeron al país con 100 por ciento de inflación; hay una bola de Leliq que Massa hace crecer más cada día más. El dólar continúa en suba con maniobras rarísimas como la que hicieron de comprar deuda y que se enteraran los amigos. Es un gobierno partido en tantos pedazos como personas que lo componen”, planteó sobre la realidad nacional.

Ir a la fuente
Author: Redacción LAVOZ

Powered by WPeMatico