Alan García sigue enlodando al Perú

El expresidente Alan García ha dicho anoche que en el Perú se atenta contra el Estado de Derecho. Apenas unas horas antes había asegurado todo lo contrario. Había dicho que asistirá a todas las citaciones que le hagan el Ministerio Público y el Poder Judicial porque confiaba en que se respetarán todos sus derechos y todas las instancias.

El cambio de parecer ocurrió después que un grupo de apristas que aguardaban fuera de su casa denunciaron que en uno de los vehículos policiales que custodiaban la casa del expresidente había equipos de “chuponeo” o escuchas ilegales. Un fiscal tuvo que acudir al lugar para investigar la denuncia.

Esta no es la primera vez que Alan García aprovecha de alguna circunstancia para ponerse a buen recaudo ante las investigaciones que realiza el Ministerio Público de hechos irregulares que habrían ocurrido durante su Gobierno.

El expresidente aprista culpa ahora al jefe del Estado, Martín Vizcarra, por el supuesto “chuponeo”. Sin embargo, el ministro del Interior, Carlos Morán, ha negado que la policía esté comprometida en algún hecho irregular de escuchas telefónicas. “Que venga la Fiscalía y que verifique qué contiene el interior de la camioneta, no lo estamos negando y que vaya. No hay nada ilegal ni irregular”, asegura el ministro Morán, quien informó que la presencia de la unidad policial estaba allí a pedido del congresista Jorge del Castillo.

Tras señalar que le sorprendía la actitud de los apristas, confirmó que el pasado lunes se comunicó con Ricardo Pineda, secretario de Alan García, y le comentó que temía por la seguridad del expresidente y le garantizaba que no le iba a pasar nada.

En todo caso, llama la atención que el expresidente Alan García no haya pedido la renuncia del ministro del Interior, tal como lo han hecho con otros ministros por mucho menos. Por otro lado, un curtido oficial de la policía manifestó que todo se trataba de una operación para brindar seguridad a García, y dijo que si se tratara de algo irregular sería raro usar un vehículo oficial con placas de matrícula del Estado. Francamente que esto huele muy raro, y como dijo Augusto Álvarez Rodrich hasta podría tratarse de un psicosocial. El gobierno debe iniciar una investigación en serio para que no se siga echando lodo al país.

Ir a la fuente
Author: Diario UNO