Alan García no debe estar durmiendo bien estos días

La recomposición de las fuerzas en el Congreso abriga la esperanza de un trabajo más fluido y sin la dictadura de la mayoría naranja. Mientras tanto, la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski a la presidencia de Peruanos por el Kambio (PpK) deja sin piso al oficialismo. Diario UNO entrevistó al congresista de esa agrupación, Carlos Bruce, quien además critica la actitud de negar la alianza fujiaprista.

—Nueve de once miembros de la bancada de Peruanos por el Kambio decidieron apoyar al gobierno; ¿es posible saber quiénes son esos dos congresistas que negaron el apoyo al mandatario?

—Eso es algo que no voy a rebelar pero estoy seguro que estas personas no tendrán ningún inconveniente para decirlo en su momento.

—¿Cuál es el argumento de esos dos congresistas que no están de acuerdo en apoyar al Presidente?

—Pregúnteles a ellos; no hemos entrado en ese detalle pero esa es su posición.

—¿Cuál cree que sea el futuro del partido tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski a la presidencia de ese partido?

—Yo no soy miembro del partido; no sé qué posición van a tomar; no he estado en sus últimas reuniones, por lo tanto, no tengo ni idea de lo que quieran hacer.

—¿Usted, como invitado, considera que un partido que nació en base a la candidatura de una persona tiene futuro?

—Lo mejor es que haya algo más institucional. Entiendo que ese partido surge de una coyuntura electoral y ahora tiene el reto de ponerse por encima de esta situación y de establecer una organización con ideas claras a las que uno pueda adherirse o no pero de manera más institucionalizada y no tan personalizada.

—El fujimorismo está en caída y diezmado. Ustedes que sufrieron sus embates ¿cree que eso es lo mejor para el Congreso?

—Efectivamente, creo que ahora se va a poder hacer algo de política en el Congreso; antes había que aceptar la dictadura de la mayoría. Por más que uno argumentaba y proponía, no había forma de romper la dictadura de los números ya que ellos tenían mayoría.

Ahora eso ya no es así y por lo tanto hay espacio para un juego político. Eso es justamente lo que se trata en el Congreso; creo que la nueva realidad va a ser positiva para el Perú, no obstante la dificultad de poder consensuar con 10 u 11 bancadas.

—¿La recomposición del Consejo Directivo es un inicio para ese consenso en el Congreso?

—Tiene que recomponerse no solo el Consejo Directivo sino todas las comisiones porque los cambios que ha habido en las bancadas no han sido pocos, han sido cambios importantes y por lo tanto no se puede esperar a julio para esa recomposición; tiene que darse ahora.

—¿Qué representó para el Perú el fujimorismo y su mayoría aplastante de 73 congresistas?

—Era un mandato popular y unas reglas de juego con las cuales podemos discrepar pero que estaban dadas. Todos esperábamos algo nuevo pero están claros los errores que ellos han cometido en estos dos años y esos errores les ha pasado factura. De ser la segunda agrupación más votada del país a ser hoy en día los más rechazados y con su lideresa presa.

—Pero queda mucho tiempo por delante.

—Sí, nos quedan dos años y medio por delante, que es un montón de tiempo y por lo tanto tenemos que buscar las reglas de juego que tenemos que establecer para poder funcionar este tiempo que queda.

—¿El fujimorismo tendrá alguna opción para el 2021?

—No, no en el 2021 pero no sé si en el 2026 porque en el Perú no hay muertos.

—Hay fujimoristas periféricos y “topos” ¿las nuevas bancadas responden a ello?

—No sé si son “topos”; no tengo esa información. Que son bancadas que en un momento estuvieron cercanos al fujimorismo, sí. Pero no sé si están ahora. Eso lo tendremos que ver en su accionar.

Martín Vizcarra Cornejo

—Respecto a las acciones para vacar al presidente Vizcarra, no han tenido éxito ¿con un fujimorismo disminuido eso va a ser historia?

—No he visto una intención de vacar al presidente; sí he visto intención de atacar al gobierno pero ese es el rol de la oposición. Creo que el presidente Vizcarra está sólidamente ubicado en el espectro político. Ha tenido la habilidad de arrinconar a un Congreso que acumuló demasiado poder. Vizcarra ha aplanado un poco la cancha sin tener el apoyo de un partido político propio.

—El líder del Frente Amplio, Marco Arana, sostiene que Vizcarra no ha sido claro en algunas cosas al ocultar lo de Conirsa o sus encuentros con Keiko Fujimori. Todo ello salió a la luz porque en su momento Vizcarra no lo informó.

—La misma acusación se la pueden hacer a Keiko Fujimori que tampoco en su momento informó nada. A veces hacemos reuniones donde no hay cámaras porque de esa manera podemos hablar de manera más extendida.

—El cardenal Pedro Barreto dijo que el fujimorismo nunca quiso el bien del Perú. ¿Qué opina?

—No hablo mucho de religión porque no es mi campo y cuando un religioso habla de política, a pesar de que puedo estar de acuerdo con él, no es que me agrade mucho.

—¿Un religioso no debería hablar de política?

—No de manera tan exacta; obviamente la Iglesia tiene que opinar sobre coyuntura; eso no se lo quita nadie; pero hablar de la política partidaria no es algo que debería ocurrir. A pesar de ello, yo estoy de acuerdo con el fondo de lo que dijo.

—Cipriani hizo política y hasta dictó políticas de Estado

—Sí, claro; él también cometió ese error.

—Javier Velásquez Quesquén reconoció la alianza del Apra con el fujimorismo pero los fujimoristas lo niegan. ¿Qué razón hay para negarlo cuando todo el país lo sabía?

—No hay nada de malo que dos agrupaciones hagan una alianza; eso es normal, no tienen por qué ofenderse; lo que sí preocupa es que se esfuercen en negar lo evidente.

—¿Hay quienes sostiene que el Apra quiere “zafar cuerpo” ahora que el fujimorismo está de caída o porque quiere ser parte de una próxima Mesa Directiva multipartidaria?

—Eso no lo sé; eso tendría que preguntárselo a los apristas. Al final ellos le dirán cuándo empieza y termina una alianza de acuerdo a sus intereses; lo demás sería especular.

Alan García Pérez

—¿Con la información proveniente de Andorra y Brasil se terminará de sepultar a los funcionarios implicados en corrupción, durante el segundo gobierno aprista?

—Yo deseo lo mismo que la mayoría de peruanos, que estas reuniones que van a haber en Brasil y con la información que traigan de Andorra, sepamos de una vez quién es culpable y quién no lo es.

Que se castigue al culpable y pasar esa página ya que el país debe seguir avanzando. No podemos estar en este trance permanentemente y sin saber la verdad. Esperamos que esto ayude a poner un poco más de luces.

—¿Se le implicará directamente a Alan García?

—Es obvio que Alan García no debe estar durmiendo bien en estos días y tiene razones para estar preocupado.

—¿El Apra tendrá alguna posibilidad en el 2021?

—No, yo creo que tiene mínimas posibilidades de éxito electoral por esa alianza que tuvieron con el fujimorismo. Pero eso es en el 2021, hacia el 2026 no lo sé. Los peruanos reelegimos a Alan García; esa es la mayor demostración de que no hay muertos en la política peruana.

 

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

Ir a la fuente
Author: Diario UNO